Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 9 el Jue Jul 15, 2010 11:27 pm.
Últimos temas
» Petición de Personajes de la Saga
Vie Nov 12, 2010 6:38 am por Jacob Black

» Caza en... ¿solitario? {Edward}
Jue Jul 29, 2010 1:30 pm por Bree Tanner

» The Veleír Forest
Jue Jul 29, 2010 8:16 am por Invitado

» Lirios De Sangre
Vie Jul 23, 2010 3:56 am por LDS

» x-men...¿ creías que el había muerto? (élite)
Jue Jul 22, 2010 4:59 am por Invitado

» Caminando[Libre]
Miér Jul 21, 2010 7:48 pm por Lisa Strait

» Bella -The Lamb- Relationships~
Miér Jul 21, 2010 6:51 pm por Lisa Strait

» ¿Qué estás escuchando?
Miér Jul 21, 2010 6:50 pm por Lisa Strait

» Opina sobre el personaje de arriba.
Miér Jul 21, 2010 6:48 pm por Lisa Strait

Staff
Derecho de Admisión
Reservado el Derecho de Admisión
Los administradores de este foro se reservan el derecho a bannear o no admitir a los usuarios que se consideren conflictivos o alteren el orden dentro del foro o entre los usuarios no problemáticos.
Afiliados VIP

El infierno es la verdad vista demasiado tarde. {Privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El infierno es la verdad vista demasiado tarde. {Privado}

Mensaje por Edward A. Cullen el Vie Jul 16, 2010 12:47 pm

Habíamos mantenido la situación bajo control desde nuestro incesante punto de vista; estábamos preparados para enfrentarnos al ejército de neófitos liderado por el joven Riley bajo el mandato de Victoria grácias al entrenamiento de Jasper y la colaboración de la manada de Sam en la lucha. Pero un percance que ninguno de nosotros -incluyendo a Alice, cuyo don solía ser infalible- predecía, era el fugaz e impecable secuestro de Bella. Mis desesperados intentos de búsqueda aquella misma noche habían resultado ser en vano; su olor se perdía más allá de Forks. Pese a que los planes de Victoria habían cambiado de parecer y Bella no sería su víctima -tan sólo el aliciente para atraerme a mí- no podía sentirme ni mínimamente aliviado por el estado en el que ella podría encontrarse.

Había ideado mil y un planes para deshacerme de mi familia e ir a Seattle por mi cuenta para terminar con quienes se interpusieran en mi camino. Pero no era un plan que resultaba ser factible cuando lo pensaba con serenidad y dejaba de ser aquel ser cuya cordura rozaba el límite. Pero era difcil hacerlo cuando la vida de la razón de mi existencia pendía prácticamente de un hilo y, cuando tenía al joven Black rememorándome mentalmente la insensatez por no haber estado con Bella todo el tiempo. Una vez instalados a Seattle y, haber localizado la cabaña donde tenían a Bella bajo la vigilancia de todo un ejército de neófitos, decidimos esperar a que tuviesen la necesidad de ir a cazar y que disminuyese el número de vigilantes. Entrada la noche, el número de neófitos apenas se redujo; pero entre ellos no se encontraban ni Riley ni Victoria. El ataque fue inmediato. Jacob en su forma lobuna llamó la atención de todos los neófitos totalmente desconcertados al ver aquella bestia, y mis hermanos se encargaron de eliminarlos uno por uno mientras yo me precipité en entrar dentro de la cabaña en busca de Bella.

Rugí sin pararme a pensar si había partido la puerta por la mitad, y el sonido no sólo resonó en medio de la oscura cabaña, sino que me rompió el pecho por la mitad. Mis preguntas se formaban tan rápido como se respondían, y mi mente dejó de tener control sobre mi cuerpo. Estaba aterrorizado por no poder discernir el olor de Bella y el significado que aquello suponía. ¿Y si... ella? ¡No! Alice lo fuera visto. Aparté aquella desgarradora imagen de mi cabeza con una frenética sacudida, hasta que de pronto lo oí. Era un latido, continuo y somnoliento. Un latido que reconocería en cualquier lado sin importar cuanta gente hubiera o cuanto ruido me ensordeciera. Era el corazón de Bella, acunando mis pensamientos con su melodía. Me guié por su sonido a una gran velocidad, aquella que me permitía mi condición vampírica y, bajé las escaleras que me llevaban hasta al sótano de la cabaña. No me importaba si allí se encontraba el mismísimo demonio dispuesto a cobrarse mi vida. Necesitaba encontrarla y llevármela lejos de aquí, necesitaba verla y sentirme menos infame por todo lo ocurrido... y allí, con tan sólo la leve iluminación de una deteriorada bombilla pude divisarla.

Se situaba en uno de los extremos del pequeño cuarto falto de iluminación, reposada en una vieja silla y atada con una deshusada cuerda -las manos tras el respaldo de la silla y los pies- inmovilizándola completamente. Sus párpados estaban cerrados por el producto del cansancio pero su respiración y su corazón seguían retumbando en mi cabeza. Pero no era suficiente como para mantenerme ocupado e ignorar las evidencias físicas. Fue la visión más desgarradora que jamás vi pasar frente a mis ojos. Me acerqué a ella e incliné el cuerpo, extendiendo la mano con lentitud hacia su cálida mejilla. Tembló un poco al primer contacto y aquel delicioso escalofrío me recorrió la yema de los dedos. - Bella... - Susurré con la voz quebrada. De pronto, sentí como su corazón daba un salto en su pecho y sus ojos se abrían de par en par. Mi presencia pareció registrarse en su mente. - ¡Oh, Bella! ¿estás bien? Pensé... pensé que no llegaría a tiempo. La sola idea de pensar el peligro que corrías me era... - Cerré los ojos con fuerza y tensé los labios formando una linia recta. - ...indescriptible. - Los abrí al mismo instante en que me arrodillaba para deshacerme rápidamente de las cuerdas con la que estaba amarrada de pies y manos. Me enderecé de nuevo y clavé mis ojos en los suyos con la expresión torturada. - Pensaba que conocía el peligro, que podría reconocerlo y protegerte. Jamás voy a perdonarme por lo que has tenido que pasar... no sabes cuán despreciable me siento en estos instantes.


_________________
ยรø
You'll always be {my Bella}
"I can’t live in a w o r l d where you don’t e x i s t."



"Isabella Swan, I promise to love you every moment forever."
avatar
Edward A. Cullen

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 06/07/2010
Localización : Forks, WA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El infierno es la verdad vista demasiado tarde. {Privado}

Mensaje por Isabella M. Swan el Vie Jul 16, 2010 2:48 pm

Los párpados me pesaban, tanto que me era casi imposible mantener los ojos abiertos. Un dolor desgarrador rodeaba mis muñecas y mis tobillos. ¿Estaba maniatada? ¿qué había pasado realmente? Mi memoría estaba borrosa en ese momento, seguramente debido al tremendo golpe que sufrí en la cabeza, del cual resvalaba sangre. Quise llevarme las manos a aquella zona, pero el intento fallido me afirmó que realmente estaba atada. Y entonces, como si se tratase de un flashback, las imagenes de aquella noche llegaron a mi cabeza, aunque estaba tan aturdida que no recordaba exactamente cuantas noches habían pasado desde eso...

Flashback


Me dirigía en mi camioneta hacia la mansión de los Cullen. Alice me había dicho que todos se irían de caza para estar fuertes ante el enfrentamiento que se esperaba con los neófitos. Sin embargo me aseguró que Edward estaría en casa y pasariamos la noche juntos. Sonreí al pensarlo y mi pie pisó el acelerador con más fuerza casi involuntariamente. Tenía ganas de llegar, de estar con él.
Por fin salí del centro de Forks para colarme en las afueras, apenas a 2 kilometros estaría la mansión. Pero mis planes de llegada se vieron interrumpidos por un golpe en la parte trasera de mi coche. Frené en seco por el susto que aquello provocó en mi, y, al girar la cabeza para ver de que o quien se trataba no vi nada. Fruncí el ceño a modo de confusión. Por un momento pensé que se trataría de Edward. Pero entonces, al volver la mirada hacia el volante, me encontré con la endemoniada mirada de un vampiro. Una sonrisa retorcida cruzaba sus labios -Estaba sobre el capó de la furgoneta- Sin darme tiempo a bajar si quiera, ya había abierto la puerta y me había sacado del brazo, a tirones. Sentí como sus fríos dedos se clavaban en mi débil brazo, haciendome un terrible daño. Pataleé y me quejé, preguntando mil y una vez quien era y que quería de mi. Pero mi intento fallido por librarme de él fue en vano. Un golpe seco en mi cabeza me hizo perder por completo el conocimiento.

Fin del flashback

Ahora lo recordaba: había sido secuestrada por aquel chico que había visto en uno de los papeles de comisaría de Charlie, el tal Riley. ¿Qué quería de mi? Tenía miedo, un miedo terrible. ¿Y si no salía con vida de aquí? ¿Y si... jamás volvía a ver a Edward? Eso me dolía a un más que el daño que pudiese sufrir físicamente mi pequeño cuerpo de humana. Humana... Aquella palabra retumbó en mi cabeza. Si Edward me hubiese convertido ya, ahora no estaría en esta situación, temiendo el no volver a ver su rostro jamás. Cerré los ojos ante aquel pensamiento y me quedé torturandome psicológicamente con aquellas ideas desgarradoras.

Al cabo de un rato un ruido despertó a mi cerebro, pero estaba tan débil que fui incapaz de abrir los ojos. Alguien bajaba las escaleras, posiblemente aquel tipo, seguramente... a acabar conmigo de una vez. Pero entonces una mano se posó en mi mejilla, y, al oir aquella melodiosa voz abrí los ojos. No podía creerlo, creí que mis ojos me estaban gastando una broma de mal gusto.-¿Edward...? -La voz salía de mi seca garganta y entonces ahogue un sollozo. Oí sus preguntas, sus quejas hacia su persona. Se culpaba de lo que me había pasado. Pero yo solo quería salir de ahí, besarle y volver a casa, con él... -No ha sido culpa tuya, por favor... abrázame... -Supliqué ahora desatada. Levanté mis manos y me froté las muñecas, me dolían demasiado.

_________________

~The Stupid Lamb~
avatar
Isabella M. Swan
Admin

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 06/07/2010

Ver perfil de usuario http://allyours.twilight-vampire.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El infierno es la verdad vista demasiado tarde. {Privado}

Mensaje por Edward A. Cullen el Vie Jul 16, 2010 4:19 pm

Su confusión era evidente, tan espesa y clara cuando pronunció mi nombre que podía saborearla contra mis labios con cada frenética respiración que salía de su boca. Había estado tan perdido en aquel miedo y el posterior alivio, que no me daba cuenta de cuán duro había sido todo para ella. Apenas a un par de metros de nosotros, ubicados tanto en frente como detras la vieja cabaña, rodeándola y tanteando el terreno para que ninguno se colara dentro de ésta, se encontraban mis hermanos junto con Jacob en plena lucha. Me concentré durante unos instantes para verificar la situación al hurtar en sus pensamientos. Jacob gritaba mentalmente tan alto como Charlie canta los partidos un cúmulo de injurias hacia los neófitos. Por otro lado teníamos a Emmett, disfrutando como nadie con la conflagración de los recién nacidos. Era una batalla de la cual saldríamos victoriosos.

Clavé mis orbes dorados en los ojos achocolatados de Bella suplicante, ansioso por acallar aquellos desgarradores sollozos y que me dijiese cualquier cosa. Me asombró cuanto puede cambiar un humano en tres días, y cuantas huellas puede dejar el dolor. Era como mirar las anillas en el tronco de un árbol y tratar de adivinar su edad. Cada rasgo y milímetro de su piel me hacía saber el dolor causado. Sus ojos estaban prácticamente apagados incluso entre el brillo de las prévias lágrimas causantes del sollozo, y todo su cuerpo se cerraba ligeramente contra si mismo. Como si intentara protegerse del dolor. Una punzada invisible de dolor se clavó en mi pecho. - Bella, porfavor háblame. - La tomé del rostro con mis frías manos vacilante, apenas rozándola, temiendo dañarla por su estado. - Díme que puedo hacer por ti... haré lo que sea, cariño. Toda esta... situación está llegando a su final. Saldremos de aquí de inmediato.

"...abrázame..."

Me maravilló que aún tuviera esa capacidad de comportarse como una gatito en busca de afecto. Era uno de esos rasgos que adoraba de ella pese a que yo no lo merecía ni mínimamente. Aunque fuera de aquella cabaña el mismísimo mundo estuviese pereciendo no me importaba, no cuando a ella podía protegerla estando sumidos bajo nuestra burbuja personal. Flexioné el cuerpo en un grácil movimiento y la aupé de la silla para atraparla entre mis brazos. Quería usar toda mi fuerza, enterrarla en mi cuerpo sin que nada más importara, porque en aquel instante nada más importaba que ella y yo. Mi mente solo registraba la calidez que desprendía y el temblor que la recorría por completo. Pero de nuevo, aquel sentimiento de culpabilidad se unió con otro que no podía omitir. Ella era tan frágil que un descuido podía arrebatármela para siempre, y ese sentimiento ya era demasiado conocido. Había saboreado en mi paladar la amargura de la pérdida en más de una ocasión y podía asegurar con rotundidad que no quería más. - Estoy aquí... - Le recalqué, en un susurro aterciopelado contra su oído para que me escuchara, y respiré profundamente para embargarme de su aroma: un acto un tanto masoquista pero necesario.

_________________
ยรø
You'll always be {my Bella}
"I can’t live in a w o r l d where you don’t e x i s t."



"Isabella Swan, I promise to love you every moment forever."
avatar
Edward A. Cullen

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 06/07/2010
Localización : Forks, WA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El infierno es la verdad vista demasiado tarde. {Privado}

Mensaje por Isabella M. Swan el Vie Jul 16, 2010 6:12 pm

Noté como Edward, mi Edward, me tomaba en sus brazos para abrazarme de aquella forma que solo él sabía. Al menos era el único que podía despertar en mi todas aquella sensaciones tan fantásticas, a pesar de estar en la situación en la que me encontraba. No dudé en aferrarme a su cuerpo empleando las pocas fuerzas que me quedaban. Tenía todo el cuerpo adolorido, y posiblemente amoratado de los golpes y malos tratos que había recibido por parte de ese vampiro: mi secuestrador. Sentía un extraño sabor en mi boca, producto de la sequedad, no había tomado ni una gota de agua en todas esas horas que había permanecido en el oscuro sótano donde nos encontrabamos.

-Oh Edward... tenía tanto miedo, pensé... -Los sollozos se volvieron a apoderar de mi persona, haciendo que las palabras salieran entrecortadas de mi boca.-..Pensé que no volvería a verte, que era el fin... -Posé mis manos en su nuca, para así sujetarme mejor a él. Palpé bien su piel, serciorandome de que aquello no era un sueño ni una ilusión producto de mi mente, sino que realmente el amor de mi vida había venido a rescatarme.

Abrí los ojos, dejando que las lágrimas resvalaran por mis mejillas. En ese mismo momento en el que mis parpados se levantaron, mis orbes se encontraron con mis manos y observé mis muñecas: completamente rojas y arañadas. Esas cuerdas me habían presionado demasiado.-¿Cómo me has encontrado? -Pregunté, pero entonces la imagen de Alice pasó por mi cabeza en una clara evidencia, no podía ser otra.-Alice... -Susurré. Le miré a los ojos, fijamente, dejando que me viera llorar, no me importaba a pesar de que odiaba demostrar mis sentimientos. Con Edward ya no podía reprimir nada, y menos en una situación como esta.-Dios... -cerré los ojos, suspirando.-Tenía... tanto miedo...

_________________

~The Stupid Lamb~
avatar
Isabella M. Swan
Admin

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 06/07/2010

Ver perfil de usuario http://allyours.twilight-vampire.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El infierno es la verdad vista demasiado tarde. {Privado}

Mensaje por Edward A. Cullen el Sáb Jul 17, 2010 12:41 pm

Podía sentir cada parte de su frágil cuerpo aferrarse contra el mío con la poca fuerza que apenas podía ejercer, con esa anhelada y mutua necesidad de sentirnos cerca. Podía escuchar mi melodía, el ralentizado sonido de su corazón tomando posesión de mis sentidos, y también podía concienciarme del empeño que ponía para no derrumbarse y hacerme sentir peor de lo que ya me sentía en aquellos instantes. Sus palabras quedaron entorpecidas por los sollozos que hacían de nuevo su aparición, aquel desgarrador sonido que se clavaba como un puñal en mi cuerpo.

Fruncí el ceño con el rostro torturado e instintivamente entrecerré los ojos sucumbidos por el dolor. - Shhh, Bella... escúchame. Nada ni nadie volverá a separarme de tu lado, no permitiré que algo así pueda volverte a ocurrir. Jamás. - Bisbeé con suavidad, manteniéndola adherida a mi cuerpo sin la mínima intención de separarme de ella. Sus manos tomándome por el cuello para sujetarse con más precisión, me hicieron cerrar los ojos y suspirar con dicha. El calor era tan... recofortante. Su agitada respiración acariciaba mi cuello, y su pecho subía y bajaba con fuerza y rapidez, rozando suavemente mi torso en cada aspiración.

Mis fríos dedos recorrieron con lentitud su espalda para tocar un tramo más de su piel para tranquilizarla, hasta que sentí como mis manos se entiviaban. Ella... debería de estar congelándose. Pensamiento que se unió con la necesidad de poder encontrarme con su mirada y tantear su estado, pero me asaltó con una pregunta que rápidamente pareció comprender. - Sí... Alice vio la decisión de Riley horas después de tu secuestro, cómo te llevaba a Seattle y cómo te escondía en éste sótano tan sólo por... la idea de atraerme a mí. Victoria me quiere a mí. - Le confesé, dejando de ejercer fuerza con mis brazos, separándome unos centímetros para poder encontrarme con sus ojos. - Pero no te preocupes, nos estamos... - Sus lágrimas terminaron por hacerme sentir como un ser despreciable. - ...encargando de la situación. - Mi mano resbaló por su mejilla llevándose las lágrimas que resbalaban por la misma, apenas tocándola, como si me asegurara que realmente estaba allí conmigo, percibiendo la tibiez de su piel, su calor, su respiración...

“Tenía... tanto miedo...”

- Puedo llegar a hacerme una idea y... me es insoportable. Pensar en la posibilidad que podría no haber llegado a tiempo... pensar en perderte... Bella, mi vida dejaría de tener signficiado si tú no estuvieses ella. Todo, todo se iría contigo. - Mis ojos se fijaron en sus enrojecidas muñecas a causa de la presión ejercida por la cuerda y, una rabia repentina tomó posesión de mis sentidos. Se las tomé con la máxima delicaleza que me fue posible después de terminar de enjuagarle las lágrimas. Pudo haber muerto. Una verdad dolorosa, pero una verdad que había estado presente. - No. - Apreté los labios enfurecido y agaché la cabeza con la tortura acuciando mi rostro intermitentemente. - Tú no... tú no merecías esto...

_________________
ยรø
You'll always be {my Bella}
"I can’t live in a w o r l d where you don’t e x i s t."



"Isabella Swan, I promise to love you every moment forever."
avatar
Edward A. Cullen

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 06/07/2010
Localización : Forks, WA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El infierno es la verdad vista demasiado tarde. {Privado}

Mensaje por Isabella M. Swan el Dom Jul 18, 2010 5:42 pm

A pesar del evidente don que Edward poseía de leer las mentes (excepto la mía), para mi tenía otro. Un don que conseguía que pasara de un claro estado de ánimo de tristeza o enfado a sentirme segura, protegida y calmada. Con solo sus palabras, su melodiosa voz... Edward conseguía sacar lo mejor de mi. Pero, a pesar de eso, no pude evitar sentirme mal al escucharle maldecirse a si mismo, sintiendose culpable de lo que me había pasado. Y no, no podía consentir eso, no había sido culpa de nadie, más que del secuestrador y de quien estuviera tras esos malignos planes.-Eh... No ha sido culpa tuya, mi amor... -Susurré mientras nuestros ojos se encontraban en una fija mirada. El brillo del dolor se reflejaba en los míos, era inevitable. Todo el cuerpo me temblaba y sentía que me iba a partir en cualquier momento.-Mírame, estoy viva, estoy contigo... -Pasé las manos de su nuca hasta sus mejillas, tomándole de éstas en un tierno gesto de cariño, sonriendole con levedad. Quería hacerle sentir mejor, aunque fuera mínimamente.

Tomé una bocanada de aire innecesario, intentando que eso me diera fuerzas para dejar de llorar. Eso no ayudaba en nada. Noté la frialdad de la piel de Edward en las palmas de mis manos, pero ya no me molestaba. Sino más bien al contrario, sentir ese frío era señal de que él estaba ahí, conmigo... Acerqué mis labios a los suyos, rozándolos en apenas un ligero movimiento. Mis labios estaban secos, eso podía notarlo. Cerré los ojos, dejando que dos pequeñas lágrimas escaparan de éstos para resvalar por mi rostro. Y, al momento, atrapé sus labios con los míos, besándole lentamente. Como si fuera una necesidad vital, como si fuera el antidoto a mis males.

Cuando mi cuerpo empezó a pedirme aire para respirar, tuve que separar mi boca de la suya, no más que a escasos centímetros.-Te quiero... -Susurré, dejando que mi respiración chocara con su piel. Le miré a os ojos, bajando las manos de sus mejillas para posarlas en su pecho, apoyándome en éste. El dolor de mis tobillos me hacían perder el equilibrio.-Vamonos de aquí, porfavor... -supliqué. Ahora, al saber que era Victoria la que andaba tras todo ésto, y tener la clara certeza de que a quien quería era a Edward, el miedo crecía en mi.

_________________

~The Stupid Lamb~
avatar
Isabella M. Swan
Admin

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 06/07/2010

Ver perfil de usuario http://allyours.twilight-vampire.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El infierno es la verdad vista demasiado tarde. {Privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.